¿Qué diferencia existe entre una subcontratación y un servicio de “OUTSOURCING” (tercerización)?

Actualmente existe gran confusión sobre estos temas, incluso, en la misma Ley es confuso captar dicha diferencia.

La diferencia entre una SUBCONTRATACIÓN y una TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING), se puede encontrar (o más bien, deducir) en el Artículo 15°A de la Ley Federal de Trabajo (LFT):

“El trabajo en régimen de subcontratación es aquel por medio del cual un patrón denominado CONTRATISTA ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un CONTRATANTE, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas”

Y luego vienen 3 condiciones OBVIAS y requisitos de forma (Art. 15°B y 15°C LFT) que ya muchos conocemos, que se deben de cumplir para que se considere que se trata de una subcontratación. Esto es como, por ejemplo, cuando contratamos a una empresa de jardinería para que nos haga trabajos en nuestra propiedad. O cuando contratamos a una empresa de vigilancia para que nos dé el servicio de proteger nuestra empresa. O si contratamos a un despacho contable para que nos lleve la contabilidad y el pago de impuestos. En estos casos, la factura que el CONTRATISTA nos emitiría sería del servicio específico como tal que nos ha brindado. Tomando como base los ejemplos arriba mencionados, las facturas se leerían: “Trabajos de jardinería en x metros cuadrados en instalaciones de XXX SA de CV”, “Seguridad perimetral con elementos 24 horas 7 días a la semana” y “Contabilidad financiera, cálculo y declaración de impuestos por el mes de x”. Todo esto se le denomina SUBCONTRATACIÓN.

Ahora bien, tal como lo dice la Ley Federal del Trabajo en su Artículo 15°-A, cuando no se cumplen las condicionantes que dicho artículo enlista, entonces, en mi opinión, se pasa de una subcontratación a una TERCERIZACIÓN o como se le conoce normalmente: “OUTSOURCING”.

Al momento en que se cae en el supuesto de TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING), significa que una empresa especializada, da de alta en sus registros patronales y legales a nuestros colaboradores, una vez que nosotros los dimos de baja (sin dolo ni mala fe, de acuerdo al Art. 15°D LFT), para que administre la parte técnica que conllevan las relaciones laborales. Entre otras actividades, esta “parte técnica” implica:

a) Administración de la base de datos del Capital Humano, tanto documental como electrónico.

b) Control, seguimiento y custodia de contratos individuales de trabajo.

c) Emisión, timbrado, envío electrónico, control y custodia de recibos de nóminas.

d) Cálculo periódico de la nómina, sus prestaciones, impuestos y retenciones relacionadas.

e) Control de préstamos y cualquier retención que la organización requiera hacerle a los colaboradores.

f) Presentación de todo tipo de obligaciones y/o declaraciones, de cualquier periodicidad relacionado con la Administración del Capital Humano.

g) Control de créditos INFONAVIT e INFONACOT.h) Cálculo y entero de cualquier impuesto o contribución relacionado con la nómina (ISR Salarios, IMSS, SAR, INFONAVIT, INFONACOT, e ISN).

i) Envío y control de movimientos afiliatorios ante el IMSS: altas, bajas y modificaciones de salarios.

j) Atención a cualquier requerimiento que se reciba de impuestos y contribuciones relacionadas con la Administración del Capital Humano.

k) Análisis y aplicación de nuevas disposiciones y parámetros que dicten las diferentes autoridades para el correcto cálculo de la nómina y los impuestos y contribuciones que deriven.l) Uso, actualización y control del sistema para el cálculo de nóminas.

m) Registro, activación, control y entrega de tarjetas bancarias de nómina para los colaboradores.

n) Operación de los portales bancarios para la dispersión de la nómina, así como el mantenimiento y control correspondiente.

o) Reporteo de costos, actividades y resultados según lo requiera el cliente.

p) Atención de necesidades entre el banco y los colaboradores, así como cualquier gestión necesaria para el correcto y oportuno pago a los colaboradores por medio de sus tarjetas de nóminas.

Esto se hace con el fin de quitar de la administración de las empresas, una GRAN carga administrativa, como lo podemos leer arriba, y que normalmente conlleva un alto margen de error en su proceso, entre otras situaciones que terminan en importantes desfalcos para las organizaciones.
Con este tipo de sinergias, las organizaciones lograr una administración mucho más eficiente y esbelta, y que facilita el cumplimiento de sus más importantes objetivos estratégicos.

El modelo de TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING), NO busca afectar a los empleados o que el cliente (quien contrata el servicio) renuncie o disminuya las obligaciones y prestaciones que tiene para con sus colaboradores, ya que dichas obligaciones y prestaciones deben de prevalecer aun después del cambio, cuando se contrate el servicio de TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING).

Desde luego, en un modelo de TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING), hay FORMAS DE AHORRAR en los costos directamente relacionados con la administración del personal, aunados a los ahorros en costos implícitos que les trae a las organizaciones por el hecho de optimizar su administración. Sin embargo, dichos ahorros deben ser cuidadosamente analizados para decidir la viabilidad y medida de aplicación; lo cual es una de las varias responsabilidades y valores agregados de una firma seria de TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING).

Recordemos que el cliente, al contratar el servicio de una firma de TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING), pierde ABSOLUTAMENTE NINGUNA obligación con sus colaboradores. Aquí la clave está en contratar a una firma de TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING) seria, reconocida y que tenga los parámetros suficientes para que dichas obligaciones sean cumplidas por la firma, y así no se conviertan en una “doble responsabilidad” para el cliente que contrata el servicio, por el hecho de que la firma de TERCERIZACIÓN (OUTSOURCING) no cumpla con los parámetros necesarios.